ESPECIALES MULTIMEDIA

Indio Maíz incendió el país

Escrito por

Dyerling Ríos y Cristopher Mendoza

Fecha

25 de Nov 2019

Compartir

El interior de la Reserva Biológica Indio Maíz guarda historias que muy pocos conocemos. Algunas de estas tierras son una ruta propicia para la invasión de tierras, refugio de delincuentes, extensas áreas convertidas en potrero para la crianza y engorde de ganado, tráfico de especies endémicas, azotada por huracanes y recientemente incendiada en el año dos mil dieciocho.

Aun así, la Reserva Biológica Indio Maíz, es uno de los bosques tropicales más importantes de Centroamérica. Hogar de innumerables especies de animales y plantas. Es también del territorio ancestral del pueblo indígena Rama y afrodescendiente Kriol, quienes son parte del ecosistema de este lugar y sobreviven a las consecuencias de su saqueo. En este especial nos acercamos a conocer unas de las problemáticas más recientes ocurrida a casi año y medio, cuando un voraz incendio afectó más de cinco mil hectáreas de bosque. Desde aquellas llamas el país sigue convulsionado.

Navegamos por el Río Indio. Fuerte lluvia, truenos, rayos, nos acompañan durante el recorrido por el paradisíaco lugar donde inició hace más de un año, la quema que de una u otra manera marcó el inicio de una nueva etapa en la vida política en Nicaragua. 

Las primeras horas del día, más bien lucen como el inicio de la noche. La lluvia no se detiene y el cielo está cerrado en nubes oscuras. El inverno, característico en la región suroeste de Nicaragua, parece darle una esperanza a la Reserva Biológica Indio Maíz, tal y como ocurrió hace año y medio, cuando una lluvia como esta, apagó el fuego que consumió unas 5,553 hectáreas de bosque de palma de Yolillo y bosque latifoliado, según datos del Centro Humboldt.  

Los daños aún son visibles. El tiempo no ha curado aún las heridas del fuego. Los árboles permanecen sin copas, deshojados, caídos, carbonizados. Las aves apenas se atreven a posarse sobre sus troncos y las pocas ramas que no sucumbieron. El agua de los caños que se desprenden de este brazo de agua, se percibe oscura, como si estuviera revuelta; funcionando también como un gran espejo natural, que refleja el panorama gris que impera en esta parte de la Reserva.

La comunidad Siempre Viva, ubicada a unos seis kilómetros o veinte minutos (en bote de motor), al norte del poblado de San Juan de Nicaragua, Greytown, es el lugar donde iniciaron las llamas.

En este tramo, a la orilla del Río, son pocas las casas que se ven. Una de ellas es la vivienda de la mamá de Miguel Ángel Díaz Sevilla, a quien la Policía presentó el 18 de abril de 2018, como el autor confeso del incendio. Un encendedor (chispero), el testimonio del campesino, incautado y registro satelital de dos focos de calor del área incendiada, bastaron como pruebas para que la Policía acusara a Sevilla, por el delito de “incendio y otros estragos”, se anunció oficialmente.

Pero, desde esa presentación pública no se supo nada más del caso. La policía parece haber dado por finalizado el proceso. Sin embargo, en San Juan de Nicaragua confirman que Miguel Díaz está en libertad, se mueve libremente por el territorio y trabaja con un personaje del pueblo conocido como Chulín. 

Nos advierten que acercarse a conversar con la familia de Miguel puede ser peligroso, pues desde lo ocurrido no dan entrevistas y se muestran ariscos ante cualquier presencia de visitantes que no son de la zona. Ante la advertencia, decidimos seguir el rumbo.

Caño Paloma

Una hora y quince minutos al norte de donde inició el fuego se ubica Caño Paloma. En este lugar vive la familia de Narciso Orozco, Marcia García y sus hijos, desde ante de la guerra, en una casa de madera en la parte más alta de una loma, es conocida como Casa Alta. Estar aquí permite tener mejor vista hacia la Reserva y los efectos del incendio.

Rafael Orozco hijo de la pareja, nació y creció entre el verde del bosque y el río.  Cuenta que cuando regresó de su trabajo vio como el fuego acechaba su casa. “Todos los cocales, piña, yuca, todo se quemó…todo el alrededor de aquí puro fuego”, recuerda apesarado.

Orozco sigue impresionado por la velocidad con que el fuego avanzó. “Tal vez el viento y el verano que había, hicieron que se propagara rápido.  Estaba seco todo”, es su hipótesis.

Marcía García ya no estaba cuando su hijo llegó. Fue evacuada por el Ejército y trasladada al poblado de San Juan de Nicaragua.

Los días pasaban y con ellos la preocupación de la gente. Todos se preguntaban por qué no se actúa, el resto del país se preguntaba lo mismo ante la despreocupación estatal. Por las redes sociales pobladores del suroeste del país empezaron a publicar videos del bosque en llamas.

Fue hasta el cuarto día, obligado por la presión social, que el gobierno empezó actuar. “Si hubieran atacado digo yo desde que empezó el fuego lo hubieran apagado tal vez, pero como lo dejaron extenderse más en el bosque agarró fuerza y ese fuego llegó hasta un cerro que le llaman El Gigante, yo creo que llegó ahí por las Dos Bocas”, cuestionó Marcia García.

Ese día siete de abril, el gobierno central decretó alerta amarilla tras la emergencia. Movilizó al Batallón Ecológico, el Ejército y a personas voluntarias. Sin embargo, rechazó una de las primeras muestras de solidaridad internacional; el gobierno costarricense puso a su disposición un equipo del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica, que ayudaría en las labores de extinción del fuego. La actitud del gobierno generó una mayor indignación a nivel nacional. Por primera vez en mucho tiempo, la juventud, la comunidad ambientalista y demás sectores de la sociedad civil se tomaron las calles, en protesta bajo el grito #SOSIndioMaiz

El gobierno, posteriormente permitió la ayuda de El Salvador, Honduras y México. Este último puso a disposición un helicóptero de su Fuerza Aérea, especializado en apagar incendios. Con todo y lo que hicieron, sumado al apoyo de los comunitarios de Greytown y Indian River el fuego parecía imparable. Hasta que el 11 de abril la ayuda cayó del cielo, una lluvia de quince minutos sofocó el fuego.

La situación es crítica, crítica, y no es de hace un año. La verdad que el incendio lo que vino a hacer es… fue la gota que derramó el vaso, pero eso solo era cuestión de tiempo pues. Indio Maíz ha venido sufriendo un deterioro galopante en los últimos diez añosl, podemos decir. Todavía hace unos años Indio Maíz gozaba de una estrategia de monitoreo y una estrategia de vigilancia alrededor de todo el carril de la reserva. Esto fue desmontado totalmente por el gobierno hace como… como en el 2006, más o menos, 2007… que tomó poder este gobierno»

Las afectaciones al bosque

Finalizado el fuego, la Reserva quedó humeante, mucha de su diversidad reducida a cenizas y las especies que lograron sobrevivir, migraron en busca de refugio. 

El 15 de abril el gobierno anunció una jornada de reforestación en la zona afectada, a cargo de la Juventud Sandinista, la alcaldía y trabajadores de la draga. 

Para Joseph Pomier, líder comunitario y guardabosque del Gobierno Territorial Rama – Kriol, (GTRK), la primera reforestación no funcionó. “Esa gente empezó a reforestar yo creo que muy rápido, porque sabes con ese calor de la tierra, al sembrar eso más bien se morían las plantitas… El Sotacaballo fue de las plantas que más sembraron”, afirmó Pomier

Una nueva jornada de reforestación ocurrió recientemente en Indio Maíz, mencionó Rafael Orozco. “Hace poco anduvieron reforestando y parece que están pegados los árboles que sembraron, pero la primera reforestación que hubo, todo lo mató el agua; se llenó, listo, pero vamos a ver está otra. Sembraron Sotacaballo, no crece tan grande, lo que hace es sombra, todo cubre el Estero del Río, para dentro no”. 

El Centro Humboltd, en la evaluación ecológica de los daños provocados por el huracán Otto y el incendio en la Reserva, que realizaron y presentaron, señalan que “en términos de las afectaciones a los ecosistemas, el 74% de incendios se centró en la categoría de bosque con palma natural. Mientras el 18% se centró en el centro del bosque latifoliado denso”.

Señalan además que sólo “el 1.4% de las zonas de humedales se vieran afectadas por el paso del incendio… cabe mencionar que la zona donde se dio el incendio también se encontraba impactada por el Huracán Otto. Lo que generó un doble impacto en el ecosistema” refiere el estudio del Centro Humboltd.

Los que también han estado en el seguimiento, monitoreo y preservación de la reserva han sido los gobiernos comunales Rama y Creole, de las zonas afectadas, y para nosotros es fundamental que junto con ellos hemos empezado ya desde hace nueve años con la campaña “Salvemos la Reserva Biológica Indio Maíz”, porque se venían presentando diversos problemas y amenazas ambientales, entre ellas –obviamente- la invasión masiva de colonos hacia la reserva, lo cual transformaba todo el ecosistema y había un cambio de uso de suelos sobre todo para actividades agrícolas, actividades ganaderas

Al observar el impacto del fuego en el bosque, uno se pregunta acerca de la forma más adecuada de cómo proceder para que la reserva vuelva a restaurarse. La reforestación, con especies nativas de la zona, como el Sotacaballo ayudan. ¿Pero qué hacer con el despale indiscriminado que vive la Reserva hace años? Decían “mira si hacen el Canal, la Reserva se va a secar, no va a haber agua y qué es lo que están haciendo ahorita, lo están despalando indiscriminadamente y no importa si hay caño, salto, ojo de agua, lo que sea, ellos van parejo con los árboles.”, manifestó Joseph Pomier. 

De cuatro a cinco años, es el tiempo que calcula Rafael Orozco para recuperar todo lo que había logrado. Su mamá Marcia García, tampoco ve mejoría a corto plazo. “Eso va durar bastantes años, porque ideay la casita de nosotros, primero el huracán la dejó toda volteada, la hoja casi se la llevó y más la quema, la hoja que íbamos a ocupar para ponerle se terminaron, ideay ahora a esperar hasta que crezcan, dentro de un año tal vez…”

Junto a una laguna artificial construida en su propia casa, como refugio de cuajipales, tortugas y peces, el ambientalista Adonis Mauricio Colson opina que la quema de la reserva es algo que hasta el día de hoy afecta a todas las personas. “La reforestación ha sido demasiado lenta, y a ese ritmo, va a durar muchos años para que se vuelva a reforestar lo que se quemó”, asegura.

Para el ambientalista, los efectos se ven en las prácticas cotidianas. Cuando los lugareños van a pescar, pueden observar, cómo en un año, las afectaciones por el incendio continúan. A esto se suma el hecho que el clima ha variado y las lluvias han mermado respecto a otros años.

Otras de las afectaciones visibles en el territorio es la ausencia de mamíferos y aves. Tras la destrucción de su hábitat, como es el caso de los almendros, cuyas semillas, son la base de alimentación de lapas, chanchos de monte y otras especies. De tal manera que estos animales se ven en la obligación de emigrar.

El ambientalista hace hincapié que reforestar es responsabilidad de todos, aunque el Estado tiene la responsabilidad de detener la invasión. “Que no se meta más gente, porque eso afecta también bastante, ideay de nada sirve que por aquí queramos también reforestar, o si quiere reforestar de alguna forma, pero viene entrando gente más a la Reserva rápidamente”. 

Colson anduvo con bomba de agua y machete por los sectores de Fis Creek y Spanihs Creek para contribuir a apagar el incendio. Advierte que los lugareños tienen que resguardar que no siga entrando más gente, sobre todo al área del incendio. “Si hay gente que ha estado llegando al pueblo, se llega al pueblo, se queda acá  y después de ahí no sabemos qué tanta gente se integra más a la Reserva porque es bastante amplio, pero ideay eso digamos de parte de El Castillo tiene que ver esa parte, tienen que ver cuánta gente se está metiendo por ahí, por Samaria, por esos lugares que son donde se están metiendo gente más a la montaña… bueno hay gente que entra, pero no se sabe cuántos están realmente ya metidos y se están metiendo días con días que había ser una inspección, monitorearlos más día con día para ver esa posición”.

El incendió inició digamos, de lo que yo sé pues, una gente, unos emigrantes que vino aquí y toma posesión adentro. Bueno, nosotros no sabemos cómo entró esa gente o con qué permiso entró y se tomó posesión allí, la cosa que ellos estaban allí. Después empezaron a chapiar la montaña verdad, parece que, según ellos, querían sembrar unos arroz. No sé parece que el sol o el verano estaba demasiado fuerte, entonces ellos no querían seguir chapiando sino fueron a poner fuego en el lugar. Si el gobierno sabe porque digamos el ONG estaba ayudando a la comunidad Rama y Creoles para ayudar a cuidar eso.

El Marena y el Ejército son las instancias gubernamentales llamadas a realizar tareas de vigilancia y monitoreo, para salvaguardar lo que todavía queda de la Reserva. 

La zona de amortiguamiento es también reserva. Pasamos por la comunidad de Cangrejera. El mapa territorial de la Indio Maíz indica que comienza.

Para Princess Dyann Barberena, del Gobierno Comunal Kriol Greytown las cosas no han cambiado. seguimos denunciando, seguimos haciendo incidencia en todos los niveles local, municipal, departamental, nacional y no agotamos esa vía porque sabemos que algún día van a tener que leer todas las denuncias, que han sido interpuestas por comunitarios, por lideres o por guarda bosques”. No sólo es por un incendio sino es por la zona núcleo que está invadida de terceros o de colonos, o tal vez la ganadería que sigue creciendo, ya hay un precedente en la fiscalía y no se le ha dado seguimiento”.

El Marena a nivel municipal y El Ejército saben de los problemas que vive la Reserva, pero guardan silencio refiere Barberena. “Hemos agotado la vía municipal también hemos interpuesto la denuncia a nivel de SERENA Bluefields que es la secretaria de los Recursos Naturales y que también atiende estos casos por ser una Reserva y también el Marena”.

#SOSIndioMaiz

Voluntad política y acciones inmediatas es lo que necesita la Reserva Indio Maíz. En 2017 el Gobierno Territorial Rama y Kriol elaboró un Plan de Acción para enfrentar las amenazas inmediatas para la Reserva Biológica Indio Maíz.  “Tenemos también un plan hecho por las Comunidades Indígenas y Afro. Esperamos que durante la convocatoria se hicieran presentes algunas instituciones, pero no fue así de igual forma logramos lanzarlo y ya todos están sabidos. Lo lanzamos no para excluir totalmente al convenio de manejo, no es la idea, simplemente creemos que es un Manual que las acciones son especificas y pueden ser tratadas a la mayor brevedad posible…”

Desde conservación hasta educación, y también la integración de instituciones y se presentan un sinnúmero de instituciones y ONG que podrían que forman parte de las acciones de este plan, pero simplemente la voluntad inmediata, fue lanzado el mes pasado, elaborado hace un año aproximadamente y no se ha contemplado ninguna acción hasta el momento, entonces no ha habido respuesta positiva para echar andar el plan de acción.

Reglamento de Áreas Protegidas de Nicaragua

Artículo 82.- Constituye una Infracción muy Grave:


2. Realizar quemas sin autorización.
3. Provocar incendios en áreas protegidas producto de una situación negligente atribuible a la persona natural o jurídica autorizada para realizar quemas controladas.
4. Cazar, pescar o capturar especies, productos o subproductos de la fauna silvestre amenazadas o en peligro de extinción. 
10. Realizar actividades no autorizadas de las que se deriven o puedan derivar efectivos y/o irreversibles daños a las áreas protegidas.

Sanciones: Artículo 85

Las infracciones muy graves serán sancionadas con multas equivalentes cuatro veces el valor comercial del producto o subproducto extraído o del dato causado, más el valor de la restauración del daño causado, además de la suspensión temporal o cancelación definitiva de los permisos, autorizaciones, licencias y/o cualquier otro tipo de derecho en el Área Protegida. Conjuntamente con la multa se aplicará el decomiso de los productos y/o subproductos extraídos ilegalmente, así como el decomiso de medios e instrumentos utilizados en la comisión de la infracción.

Entrevista Marcia García Pineda

“…A mi espalda tengo toda la Reserva que se quemó, la palma, Yolida y todos los demás árboles … después que incendiaron ahí por Siempre Viva como a los cuatro días ya el fuego estaba viniendo aquí y se miraba todo el resplandor del fuego, se veía cuando caían los palos, se veía el chisperío y así, la mayoría de la gente que estaban aquí, teníamos bastantes niños, más por eso sacamos a los niños, nos ayudaron a sacarlos, el alcalde, el coronel y todos cooperaron, nos sacaron.

A los cuatro días estaba el fuego aquí rodeando la casita de nosotros, estaba solita yo, solo con una familia que estaban aquí con niños y más que todo, más por eso la sacamos, que ellos no iban aguantar el humo, por mí no, yo no tenía miedo, nadita, solo por los niños, yo sentía en mí que el fuego no me iba a quemar la casa, pero siempre me sacaron.

Se miraba desde aquí de donde venía y como uno ya sabe los lugares y los caños que tiene que pasar, entonces uno piensa y dice ah viene por tal parte, entonces así mismo uno viene viendo cómo se venía acercando el fuego…el humo si molestaba, en el día se encerraba todo para acá a este lado entonces sí molestaba…”

Afectaciones a la Reserva

“…Aquí nos encontramos en una parte del caño Fish Creek, como podemos ver aquí fue donde arrasó el fuego hace como un año y más y se puede ver que ese fuego destruyó más bien hasta las semillas, porque podemos ver de tanto tiempo ni se ha crecido, ni se ha desarrollado en nada.

Se podía ver matancina, pescados muertos, dantos, tenían que salir huyendo los dantos, chancho de monte, tigre, todo el mundo tenía que salir huyendo de este lado, buscando más en la profundidad, pero se podía ver sapos muertos, pescados muertos, muchos animales muertos…

El impacto se puede ver, como se mira feo esto, los árboles no se han crecido ni nada. El huracán vino y después de eso el incendio, entonces se puso más feo la Reserva. Talvez en unos siete años, tal vez”.

Entrevista Adonis Mauricio Colson

 “En lo que uno va sobre el río, uno va con su panga, su bote y logra ver que si hay parte del bosque que uno antes había visto anteriormente que ya no está, se ve a simple vista, ya cuando tú vas sobre el río, hay partes que algunas hojas por decir como la palma, pero es muy poco lo que se ha reforestado por sí mismo, por si misma, es muy poco lo que se ha hecho hasta el momento, o sea, es una cosa que el ser humano tiene que involucrarse más, reforestar, meter más semillas, más árboles nativos de la zona para ver si pues de esa forma podemos ayudar un poco a lo que paso…”

Adelina Tailor, La Cangrejera

“…Dice Juan eso no es de vecinos, eso es incendio, paso tres días, en esos tres días el fuego estaba por aquí, todo eso, ya de ahí a como se mira el cielo así, así se miraba el humo, pero como era verano, se miraba rojito, rojito y negro del humo. Ya a los cinco, seis días estaba peor, yo estaba pensando porque ya mi mama tiene 96 años y ya le comenzó los nervios, entonces una mañana mire el fuego estaba hasta por allá, entonces viene mi mama como usted sabe una viejita de, ella sacó todas sus maletas y dijo que nos fuéramos, pero ideay mire que mi mama está temblando y le digo no mamá eso es al otro lado, no dice pero mira todo esto está invadido de humo.

Mama usted va para San Juan y ella dice no, yo no me quiero salir, pero mamá no mira como esta esto le digo está lleno de humo y a usted le hace mal por la presión, no, pero es que a San Juan no quiero ir, no vamos a ver entonces…”

Entrevista Princess Barberena

“Cinco mil y pico de hectáreas es lo que se contabiliza, Centro Humboldt tuvo el trabajo de documentar más o menos cuántas áreas y fundación del Río También… y esas son hectáreas que están aquí no más, no podemos hablar de otras hectáreas y otras áreas dentro de la Reserva, no sabemos cómo está la zona núcleo, no sabemos cómo están las cabeceras de los ríos, si bien sabemos que están también pescando con veneno, hasta ahí, pero no sabemos cómo ha avanzado en sí el despale y la deforestación en estas áreas.

El Marena ha estado dormido, estamos esperando el tiempo para que ellos se despierten, no sabemos cuánto sería ese tiempo, pero cada vez que hay que hacer una coordinación con Marena por Ley, porque si bien recuerdan hay un convenio que se firmó entre Marena y el GTRK donde ellos en ese convenio hablan de la coordinación entre territorio e institución. Lastimosamente cada vez que se va hacer una visita al Marena para pedirles apoyo y solamente de acompañar porque ni siquiera le estamos pidiendo logística como por ejemplo una panga o combustible o alimentación no, siempre gracias a los comunales que cuentan con esos fondos que siempre, siempre tienen para eso, pero el Marena siempre dice que su respuesta es que tiene que esperar órdenes superiores.

Otra cosa también que hay que dejar bien en claro, hubo un cambio a nivel de ministra del Marena desconocemos quién es la ministra no conocíamos a la anterior mucho menos a está, no creo que va ser posible, pero de igual forma necesitamos que se pronuncie, se pronuncien lo más inmediato posible porque nadie más no está apoyando, nadie más. Creo que nuestras voces ya han corrido lo suficiente, ya han sido escuchadas, pero necesitamos que actúen de manera veloz porque lo poco que queda tenemos que salvarlo…”

Temas Relacionados